Propiedades especiales de vidrios especiales y su fabricación utilizando el ejemplo del vidrio de borosilicato.

El vidrio convencional se rompe bajo el efecto del calor o el impacto mecánico. Los vidrios especiales, por el contrario, son de mayor calidad, más resistentes, más duraderos y están diseñados para usos especiales. Estas propiedades los convierten en un material importante en la química y el diagnóstico como contenedores y sustratos o en la industria farmacéutica como envases.

El vidrio de borosilicato es resistente, por ejemplo, a ácidos, álcalis y sustancias orgánicas. También tiene un punto de fusión muy alto y una baja sensibilidad a los cambios de temperatura. La razón radica en el bajo coeficiente de expansión térmica.

El desafío para la industria: Temperaturas de fusión altas y homogéneas al mismo tiempo.

Las propiedades especiales del vidrio de borosilicato están en su composición. El vidrio está hecho de 80% de SiO2, el resto son trióxido de boro (B2O3) con hasta un 13% y álcalis. Tal cantidad de vidrio con alto contenido de cuarzo requiere una alta temperatura de fusión. El punto de fusión generalmente se puede bajar con la ayuda de los álcalis. Dado que el vidrio de borosilicato tiene un bajo contenido de álcali en la composición del vidrio, la temperatura de fusión aún está por encima de 1650°C.

La solución para la industria: Calentamiento controlado y preciso con sistemas calefactores MolyTec.

La temperatura del proceso no debe caer de manera incontrolada en ninguno de los pasos de fabricación, ya que esto puede causar la desvitrificación. Los tanques de fundición están revestidos con materiales refractarios resistentes al calor, que también pueden usarse en contacto con el vidrio. Para los lugares que no están expuestos al contacto con el vidrio, p. ej., la cubierta de alimentación, SCHUPP® ofrece paneles calefactores MolyTec. MolyTec combina elementos calefactores intermetálicos de disiliciuro de molibdeno (MoSi2) y piezas aislantes de lana de fibras policristalinas de mullita/alúmina (PCW) en sistemas calefactores listos para usar, lo que permite un calentamiento controlado y preciso de hasta 1550°C (depende de la geometría) de temperatura de aplicación.

SCHUPP® ofrece elementos calefactores de disiliciuro de molibdeno (MoSi2) para los crisoles calentados eléctricamente. Los elementos calefactores MolyCom®-Ultra son particularmente duraderos y permiten temperaturas de aplicación de hasta 1750°C. En las atmósferas alcalinas, recomendamos elementos calefactores con una capa protectora de SiO2 más gruesa para proteger los elementos calefactores, el horno y los productos a fundir.

El resultado: Aumento de la eficiencia energética de las instalaciones de fusión de vidrio gracias a un sistema de aislamiento térmico y calentamiento eléctrico.

La perfecta estabilidad térmica, la resistencia al choque térmico y la baja conductividad térmica de los materiales aislantes de lana de fibras policristalinas de mullita/alúmina (PCW), así como la alta carga superficial y la larga vida útil de los elementos calefactores MoSi2, proporcionan una excelente combinación para los requisitos muy específicos de la industria del vidrio.

Con los productos SCHUPP® de alta calidad, logra un aumento significativo en la eficiencia energética de su instalación de fundición de vidrio. De esta manera, desarrollamos y realizamos con nuestros clientes las soluciones técnicas y económicas óptimas.

 

Hoja técnica

Hoja técnica

Hoja técnica

Hoja técnica